Kirón en Aries, la llave que inicia






Quirón, Kirón, a veces Queirón o Chirón, en griego antiguo Χείρων Cheírôn y en latín Chīron.
Es un nombre derivado de χείρ «mano» y podría traducirse como «hábil con las manos».
También está relacionado con el término médico χειρουργός «cirujano, que trabaja con las manos».

Quirón es un cuerpo menor descubierto el 18 de octubre de 1977 por Charles Thomas Kowal desde el observatorio del Monte Palomar.
Época en la que se iniciaba la curación a través de la medicina holística. Se considera al cuerpo como un un todo, distinto de la suma de las partes que lo componen.

En 1979 fue designado como 2060 Quirón.

En 1989 se le detectó una cola cometaria, por lo que también ha sido clasificado como cometa.

El astrónomo Michael E. Brown lo categoriza como un posible planeta enano debido a que tiene un diámetro de 206 km.
Por lo que la línea divisoria entre estos tipos de objeto es muy difusa.

Algo parecido a la suerte de Plutón que ha pasado por varios estados.

Quirón está clasificado como un centauro, el primero del grupo de objetos que órbita entre los planetas exteriores. Posee una orbita excéntrica.

Como sabemos, cada vez que se “descubre” un objeto en el cielo se le asigna un nombre mitológico y este prototipo de cuerpos han sido designados Centauros, por la representación de seres mitad hombre – mitad caballo en reconocimiento a la doble naturaleza de estos objetos mitad asteroide – mitad cometa.
Además, se sugirió que se reservasen los nombres de los demás centauros para los objetos del mismo tipo que se vayan descubriendo.

Kirón tarda entre 50 – 51 años para darle la vuelta al zodiaco, pasando de 4 a 5 años en cada signo.

Sobre el origen de este Centauro, uno de los mitos cuenta que Saturno (Cronos) llego a la isla de Tracia y se enamora de la oceánide Filira, hija de Neptuno.
Para huir de su acoso, ella se transforma en yegua pero él a su vez se convierte en caballo y copula con ella. Son descubiertos por Rea y ambos huyen del lugar.

Filira se esconde en los montes Pelasgos para dar a luz al hijo de ese encuentro. El nuevo ser resulta mitad humano y mitad caballo.
Al ver tan terrible criatura la rechaza y le pide a los dioses que se encarguen del Centauro Quirón y que la transformen a ella en un árbol de tilo, de donde se obtiene un té utilizado como somnífero.

De ahí proviene su primera herida, un dolor de abandono e inadecuación que distorsiona la importancia del yo.

Se lo entregan a Apolo para que lo eduque, quién lo instruye adecuadamente.

Quirón es de buen carácter, inteligente, crece en conocimiento médico al servicio de humanos y animales, es educador, sabio, conocedor de plantas, de música, de arte, de moral, de caza, además de tutor de varios héroes como Aquiles, Asclepio, Jasón, Acteón, Meleagro, Eneas, Aristeo, Peleo y muchos otros.

Un día de copas, Heracles lo hirió accidentalmente con una flecha envenenada con la sangre de la Hidra y ninguno de sus conocimientos le permitió sanar su dolorosa herida física en el muslo.

Para escapar del dolor de su herida incurable, cambio su inmortalidad por la mortalidad de Prometeo, lo cual le fue concedido a través de un catasterismo, ascendiendo a los cielos como la constelación del Centauro.

Por otro lado, recordemos que Prometeo fue un Titán que le robo el fuego a los dioses para entregárselo a los mortales, y por tal motivo, fue castigado.

Prometeo representa el primer acto de rebeldía frente al conocimiento dogmatizado, es formador de cultura, innovador, futurista, posee características uranianas.

Kirón inicia el recorrido por el primer signo del zodiaco, Aries, el fuego inicial, la chispa divina, ese fuego que es a su vez calor y llama.

Es el fuego que crepita, se eleva, arde, resplandece alegre, caprichoso, se aventura con rapidez y bruscamente se apaga sin dejar rastro.

Lo encontramos en los cielos y en los infiernos. Adentro como fiebre o luz interna, afuera puede ser lumbre, candela o flama.

Jugar con fuego es peligroso pero al igual que Prometeo queremos infligir las leyes, desobedecer a la autoridad, sea el padre o el Dios y robarlo para nosotros.

Kirón en Aries nos trae durante su paso por el signo las herramientas para adquirir la chispa divina del conocimiento, cambiando nuestro dolor en conciencia.

Recordando que manipular al fuego puede ser peligroso y hay que utilizarlo con precaución y sabiduría.

Utilicemos la llave que abre los portales a la sanación de nuestras heridas con inteligencia.

Feliz despertar de la primavera interna !!!

Plegaria
«Dame tu luz ¡Dios mío! para verte
en toda parte, tiempo, criatura;
en el águila, reina de la altura,
en el cadáver, putrefacto inerte;
en las olas del mar como en la fuente,
en las arenas secas del desierto;
en la mano asesina y en el muerto,
en la salud del sano, en el paciente;
en el oro, las hierbas y las rosas,
en el lecho nupcial como en la cuna;
en estrellas y rayos de la luna,
en el sol y las noches tenebrosas».

Desconozco el autor

@GemaMatias

Calendario Mensual

www.gemamatias.com

Dejar un comentario

Si te ha gustado este artículo, puedes dejarme tus comentarios o compartirlo. Si deseas recibir las próximas entradas suscríbete a este blog.

Muchas gracias por estar aquí.

Imágenes y algunas fuentes de Internet