Inicio Calendario Cartas Cursos Horóscopo Temas Camino de Santiago Contáctame Productos 
Domingos de Adviento
Por Gema Matías de Torbay
Diciembre 2003

"Aunque Cristo nazca mil veces en Belén
Y no dentro de ti, tu alma estará acongojada
A la Cruz del Gólgota tú mirarás en vano
A menos que dentro de ti, se levante de nuevo."
Angelus Silesuis

La naturaleza es la expresión simbólica del Creador. No hay nada formado en vano, hay un propósito tras todo y cada acto. Por lo tanto debemos estar alerta y considerar cuidadosamente los signos en los cielos, pues tienen un profundo e importante significado referente a nuestras propias vidas.

La comprensión inteligente de su propósito y la de los procesos que tienen lugar en la Tierra y que son reproducidos también en el hombre estamparan la pauta a seguir.

Los aspectos salientes del drama Cósmico son idénticos en cuestión de tiempo con los efectos materiales del Sol en los cuatro signos zodiacales, Aries, Cáncer, Libra y Capricornio, pues los sucesos mas significativos ocurren en los puntos Equinocciales y Solsticiales, que marcan las estaciones en la Tierra. Las actividades espirituales de la fecundación y germinación que han sido llevadas a cabo durante el invierno y la primavera, será sucedidas por el crecimiento material y un proceso de maduración durante el verano y otoño. El ciclo termina en el "Hogar de la Cosecha". Así el Gran Drama Mundial se desarrolla y vuelve a desplegarse de año en año.

Durante el equinoccio de Libra que marca el otoño llega un nuevo impulso de Vida que culmina en Nochebuena con la misma fuerza germinativa que leuda la semilla en la tierra y la prepara para reproducir y multiplicar su especie, también agita la mente humana y fomenta las actividades altruistas para hacer mejor al mundo.

Entre el equinoccio de Libra , que causa la reasunción de las actividades mentales y el solsticio de Capricornio, las actividades espirituales en invierno, encontramos en la liturgia cristiana los Domingos de Adviento, palabra que proviene del latín adventus que significa venida, advenimiento y es el tiempo de preparación al nacimiento de Cristo que comprende las cuatro semanas que preceden a la Navidad, siendo el inicio el día domingo el escogido por ser el Día del Señor (dominicus dies).

A semejanza de las cuatro estaciones, durante la primera semana se realiza una preparación interior para recibir a Cristo con el corazón limpio, en la segunda semana se realiza la penitencia y el arrepentimiento, a partir del tercer domingo es el servicio al prójimo y el dar lo mejor de si mismo, la cuarta semana es tiempo de oración y reflexión.

Este es un tiempo de preparación y esperanza para los cristianos, en la que se recomienda hacer ayunos mentales y físicos para depurar al organismo de impurezas y de pensamientos negativos.

La tradicional corona de adviento confeccionada con ramas de pino simboliza el anuncio de la Navidad, el circulo representando a la eternidad se ve iluminado cada domingo por una vela como figura de la luminiscencia interior. Es costumbre hacer oraciones, peticiones y reflexiones en esos días acompañados por una comida familiar.

Quienes se esfuercen al máximo por vivir una vida de servicio a la Humanidad y por ejercitar sus poderes de compasión, altruismo y beneficencia, se harán más sensibles a las influencias de Acuario y su evolución en el sendero se acelerará proporcionalmente.


 

<< ANTERIOR | SIGUIENTE >>