Inicio Calendario Cartas Cursos Horóscopo Temas Camino de Santiago Contáctame Productos 
Los ritos y los rituales
Septiembre 2005
Gema Matías de Torbay

El rito es una acción sagrada por medio de la cual el hombre intenta poner en armonía su vida con los poderes divinos y consiste en una representación de acontecimientos o de acciones que se suponen derivados de la divinidad.

Los rituales implican la ejecución de ciertas acciones, donde hay una congregación que participa bailando, cantado, rezando, además de otras manifestaciones. Hay manipulación de objetos que conllevan complejos significados simbólicos. El carácter prioritario de los rituales es el sagrado o religioso, y su objetivo es la comunicación con los espíritus u otras fuerzas naturales para conseguir algún fin.

Existe gran diversidad de acciones rituales: de purificación; de iluminación; de unión, de defensa, de eliminación. En toda religión se dan unos ritos especiales, llamados de paso, que están vinculados a diversas situaciones de cambio o de paso de un estado a otro. Se basan en la convicción de que el hombre no puede pasar solo dichas situaciones, sino que necesita el apoyo y la compañía de las fuerzas superiores: el nacimiento, la entrada en la pubertad, el matrimonio, y la muerte. Lo que persiguen los ritos de iniciación, como cualquier otro ritual, es proporcionar una estructura, un orden y un sentido a la vida a los individuos, mediante celebraciones periódicas, formales y participativas, siempre asociadas a una fuerte simbología.

A semejanza de las religiones naturales, el cristianismo comporta en su liturgia una serie de acciones rituales, constituidas fundamentalmente por gestos externos y actitudes corporales. La eficacia del rito litúrgico cristiano no proviene de la materialidad de la acción, sino de la reactualización de la obra salvadora de Cristo y de la actitud interna de la fe: de ahí la necesaria vinculación del rito cristiano con la expresión de la fe, manifestada, entre otras cosas, por la presencia de la palabra de Dios en toda acción ritual.

Las coronaciones y demás rituales de instauración, santifican, definen y legitiman las transferencias de poder y autoridad. El matrimonio y los rituales relacionados con el ciclo vital, confirman hitos significativos en la vida de los individuos. Los rituales ajustados al calendario proporcionan un esquema fijo, ordenado y significativo para las estaciones cambiantes, así como para las actividades productivas o de otra índole. Casi todos los habitantes del mundo, desde los miembros de las sociedades nómadas de cazadores-recolectores, hasta los individuos más eruditos que viven en las sociedades más complejas, participan periódicamente en actividades rituales concretas que, por lo general, se consideran necesarias, indispensables y universales para todos los actos sociales.

El término "ritual" se utiliza hoy en día para investir un tipo de comportamientos formales, repetitivos y preestablecidos que no presentan ningún carácter religioso ni mágico, lo utilizan los psicólogos para hacer referencia a conductas reiteradas anormales y hasta los estudiosos de la conducta animal emplean la palabra 'ritual' para explicar el comportamiento de algunos animales, en los llamados cortejos nupciales.

Dentro de los rituales que actualmente se realizan, hay uno especialmente significativo para las personas, en el día de su cumpleaños, siempre se ha dicho que ese es un día "mágico" para el cumpleañero, de ahí la tradición de pedir deseos, de estrenar ropa, de celebrar; es como un nuevo nacimiento y es oportuno para fijar nuevos proyectos y metas.

Es recomendable efectuarlo comenzando tres días antes a la fecha con un buen baño mental en el que se dejen ir todos aquellos pensamientos agobiantes, repetitivos, negativos y que no conducen a nada gratificante ni positivo. Es un momento para reflexionar y meditar sobre las nuevas actitudes a seguir y establecer objetivos a corto, mediano y largo plazo.

Mantener una actitud positiva y de apertura durante los 3 días siguientes a la fecha en cuestión realizando los cambios, para que sean efectivos y duraderos, de uno en uno hasta que se hayan instaurado en la conciencia.


 

<< ANTERIOR | SIGUIENTE >>