Inicio Calendario Cartas Cursos Horóscopo Temas Camino de Santiago Contáctame Productos 
Apolo y Dafne
Noviembre de 2005
Gema Matias

Cuenta el mito griego que Apolo era hijo de Zeus y Leto , hermano gemelo de Artemisa, nacido en una isla desierta, único lugar en el que su madre pudo escaparse de la furia de Hera para dar a luz a sus hijos.

Apolo nació ayudado por su hermana Artemisa, quien, habiendo nacido primero fue su comadrona. En ese momento unos cisnes sagrados dieron siete vueltas a la isla marcando el séptimo mes del año y todo se convirtió en oro, el río, los olivos, los cimientos, las pertenencias de Apolo: su cuna, manto, túnica y sandalias, el arco y la lira, por eso la isla fue llamada Delfos "La brillante".

Es el dios de la iluminación, que posee el arte de curar, de purificar y de expiar, así como la capacidad de limpiar las impurezas corporales y espirituales. Instituyo los juegos Píticos que eran ritos funerarios para la purificación y el respeto de la propia vida. Inspirador de artistas, del canto, de dones proféticos, pues conoce la voluntad de su padre Zeus y la revela a los humanos. Suele actuar a distancia, revela lo que esta escondido y lo que esta por venir. En contraste, su lado oscuro es arrogante y egocéntrico. Hiere de lejos, envía la peste y la muerte, también llamado Licio: matador de lobos en los mitos de Asia Menor.

De su padre Zeus recibe la primera misión, ir a Delfos y dar muerte a la serpiente Pitón, quien custodiaba el oráculo. Cumplida la misión, el dios se purificó de la sangre de la sierpe, ya que una de sus funciones principales es la de limpiar los delitos de la sangre, entendiéndose con esto, la capacidad de romper las maldiciones familiares.

En una oportunidad, el arrogante dios solar, incitó a Cupido a dejar su arco y flechas para manos mas dignas, por lo que Cupido lo sentencio a que sus armas lo vencerían a él, y extrayendo 2 flechas distintas de su carcaj, una para provocar amor y otra para rechazar al amor, hirió en el centro del corazón a Apolo con una flecha de oro quedando totalmente poseído por obtener el afecto de Dafne, su primer amor.

Con la flecha de plomo hirió a Dafne, la hermosa ninfa hija del dios Peneo, quien al sentir un rechazo para el amor, le pidió a su padre permanecer soltera y aunque él acepto la petición le dijo "tu propio rostro te lo impedirá". Su vida transcurría como la de Artemisa entre los deportes del bosque y los trofeos de caza.

Apolo la amaba y deseaba poseerla, pero el dios de la profecía no pudo prever su propio destino. Ante su acoso, la ninfa huyo veloz como el viento hasta que este la alcanzo; ella imploro la ayuda de su padre y comenzaron a agarrotársele sus miembros, su pecho se fue cubriendo de una fina corteza, sus cabellos se tornaron hojas, sus pies se hundieron en la tierra formándose raíces, su rostro se convirtió en una hermosa copa de árbol de laurel, Apolo estupefacto toco el tronco y sintió palpitar la vida de ella, lo abrazo, lo lleno de besos y declaro "si no puedes ser mi esposa, serás mi árbol, con tus hojas haré mi corona y participarás de todos mis triunfos y como la juventud eterna me pertenece, tus hojas no morirán y estarán siempre verdes".

El mito de Apolo y Dafne nos muestra como el dios tiene como primera misión el matar al ofidio que sembraba terror entre los habitantes de Delfos e impedía la entrada al conocimiento trascendental, y como Dafne se convierte en algo que no es, con la identificación excesiva con sus raíces que la seguían uniendo a su padre. No existe una diferenciación entre su padre y ella, tampoco sabe cortar los lazos paternales, rechaza las necesidades corporales instintivas y básicas, impidiendo crear vida propia y negando el despertar de la conciencia individual que aporta el dios de la luz, se pierde la alianza entre la pasión y la razón.

En el Templo de Apolo en Delfos estaban inscritos los diez preceptos del dios, uno de ellos "Conócete a ti mismo" nos muestra que el saber quien eres, es reconocer las propias potencialidades y sus limitaciones; es estar al tanto del diseño interior de nuestro destino luminoso, la comprensión de los conflictos, el perfeccionamiento de nuestros talentos. El "vivir nuestro sol" trae la libertad y la visión trascendental hacia una espiritualización progresiva, gracias al desarrollo de la conciencia solar.

En esta época del año el sol comienza a ocultarse más temprano, dando lugar a noches más largas en el hemisferio norte, siendo la preparación para el invierno estación de crecimiento y un nuevo ciclo de vida: muerte, gestación y renacimiento en primavera.

El 1 de este mes se celebra el día de Todos los Santos y el 2 el Día de los Muertos, en los ritos antiguos era dedicado a Hécate. El 17 es la lluvia de meteoros de Las Leonidas, el 22 entra el sol en Sagitario y es el día de Artemisa o Diana La Cazadora y el 25 dedicado a Kore Perséfone, reina del inframundo, que durante los siguientes 3 meses, los más oscuros del año, permanecerá en el mundo subterráneo, el tercio que acordó pasar con Hades.

El 27 es el primer domingo de Adviento, fecha muy especial para la depuración tanto corporal como mental.

Estatuas: "Diana de versalles" Autor: Copia de Leocares

"Apolo de Velbedere" Autor: Desconocido

"Apolo y Dafne" Autor: Gian Lorenzo Bernini


 

<< ANTERIOR | SIGUIENTE >>