Inicio Calendario Cartas Cursos Horóscopo Temas Camino de Santiago Contáctame Productos 
Crisis y transformaciones
Gema Matias
Julio 2006

La energía de Plutón nos transporta a las regiones del subconsciente, al mundo del Hades mitológico, donde podemos experimentar que hemos llegado por mediación de algo o alguien más, ajeno a nosotros, es el rapto del planeta.

El tránsito de Plutón es como un terremoto, toda estructura mal construida cederá a su paso, mostrándonos esta penetrante verdad. En el ámbito donde lo estemos viviendo, sentimos un furor emocional, gracias a esa emoción parecemos existir ahí, aparecen los celos y nos embarcamos en la lucha por el poder disoluto, por la identidad difusa, por el control disipado. Hemos sido violados. Actuamos sin mucha conciencia ante este atrevimiento, dejándonos arrebatar por la situación, lo que nos produce una crisis existencial; donde los procesos vitales exigen una metamorfosis, depuración y eliminación de viejas pautas para renacer transformados.

Es la hora de reformar, de cambiar, hay que abandonar la crisálida y volar como mariposa, hay que dejar atrás lo que no somos, llámese relaciones, trabajo, pareja, profesión, éxito.

En el ciclo de vida y muerte el proceso puede ser doloroso.

La realización de este paso viene desde adentro, desde lo más recóndito del ser: la imagen de uno mismo, sentimos que nos han traicionado, ese ser que se presenta ante el espejo portando nuestra imagen no somos nosotros, es alguien convertido por conveniencia de las circunstancias, no existe una relación consciente con uno mismo, entran en conflicto las energías internas con las externas.

Para neutralizar el conflicto hay que indagar en las causas, revisar las potencialidades, redescubrir los valores, escarbar en los talentos propios, en las creencias y en los principios, desde una perspectiva personal hay que rehacerse, escoger el compromiso a adquirir para que la libertad sea duradera.

Plutón tiende a socavar lo inadecuado para volvernos mas coherentes con la plenitud individual. Si cooperamos y se realizan los cambios internos y externos en la dirección apropiada de nuestros valores las crisis no serán tan drásticas ni dramáticas.

Estas transformaciones no se realizan de la noche a la mañana, el paso del planeta por cada casa dura muchos años dependiendo del signo que atraviese y cada ser humano vivirá solo una parte del recorrido dentro de su zodiaco personal.


 

<< ANTERIOR | SIGUIENTE >>