Inicio Calendario Cartas Cursos Horóscopo Temas Camino de Santiago Contáctame Productos 
Adviento 2011
Gema Matías
Noviembre 2011

Entre el equinoccio de Libra , que causa la reasunción de las actividades mentales y el solsticio de Capricornio, que propicia las actividades espirituales en invierno (Hemisferio Norte), encontramos en la liturgia cristiana los Domingos de Adviento, palabra que proviene del latín “adventus” que significa venida, advenimiento y es el tiempo de preparación al nacimiento de Cristo y comprende las cuatro semanas que preceden a la Navidad, siendo el inicio el día domingo el escogido por ser el Día del Señor (dominicus dies).


El adviento es un tiempo de conversión y espera de la fe cristiana, además de preparación y esperanza para los cristianos, en este período se recomienda hacer ayunos mentales y físicos para depurar al organismo de impurezas y de pensamientos negativos.

El origen de esta tradición se remonta a las fiestas paganas que precedían a las Fiestas Saturnales y la Festividad romana del Sol Invictus, donde se rendía culto a la muerte y renacimiento del sol en invierno.

En el Norte de Europa, antes del cristianismo, existía la tradición de preparar unas coronas con ramas de pino o abeto, simbolizando la persistencia de la vida dentro del reino vegetal y el círculo de la corona como un símbolo de lo perpetuo de los ciclos, de la eternidad y de las estaciones que, año tras año se suceden, para conmemorar al Sol y su luz. Se colocaban 4 velas, que marcaban las estaciones y daban iluminación a la oscuridad propia del invierno, eran un ruego para que volviera la luz y el calor, se realizaban en familia, y las velas se encendían cada domingo haciendo oraciones, reflexiones y peticiones especiales para el siguiente año.

La Corona de Adviento desde la fe cristiana, sigue simbolizando una iluminación interior, donde se dan una serie de ritos para su disposición y significado.

A semejanza de las cuatro estaciones, durante la primera semana se realiza una preparación interior para recibir a Cristo con el corazón limpio, es tiempo de conversión y se enciende la primera vela morada. En la segunda semana se realiza la penitencia y el arrepentimiento, se enciende la segunda vela morada. A partir del tercer domingo es el servicio al prójimo y el dar lo mejor de sí mismo, es el momento del sacrificio, se enciende la tercera vela morada. La cuarta semana es tiempo de oración y reflexión para la llegada de Cristo, se enciende una vela blanca o rosada. La luz de las velas simboliza la luz de Cristo que va disipando la obscuridad interna, iluminando las tinieblas.

El día de Navidad muchas personas sustituyen todas las velas por otras rojas y en el centro se coloca un cirio blanco, las rojas representan el espíritu festivo de la reunión familiar y la blanca el Cristo como centro de todo cuanto existe.


Iniciando el próximo domingo 27 de noviembre 2011, según el Calendario Litúrgico, comienza la primera semana de Adviento.

4 de diciembre 2011 Segundo domingo de Adviento.

11 de diciembre de 2011 Tercer domingo de Adviento.

18 de diciembre de 2011 Cuarto domingo de Adviento


 

<< ANTERIOR | SIGUIENTE >>