Inicio Calendario Cartas Cursos Horóscopo Temas Camino de Santiago Contáctame Productos 
Planetas retrógrados
Gema Matías
Marzo 2012

“A diferencia de los tránsitos directos, que establecen contacto con un grado natal y siguen su marcha, los tránsitos retrógrados operan en un nivel más profundo y menos consciente. Son sutiles e indirectos y producen con frecuencia respuestas retardadas, que sólo cristalizarán cuando el planeta se vuelva directo y se manifestarán cuando vuelva a pasar por el grado natal en cuestión.” Erin Sullivan

Como es por todos sabido, visto desde el Sol, la Tierra al igual que todos los planetas describen órbitas a su alrededor, dependiendo de la velocidad que le es propia a cada planeta, demoran más o menos tiempo en completar el ciclo.

Mientras más lejos este el planeta del Sol más lento es su movimiento.

Ahora bien, la proximidad de nuestro planeta al Sol aunado a su revolución anual va acortando visualmente la distancia hacia los planetas, dando una perspectiva como la de los corredores en una pista. Pareciera que la Tierra va dejando atrás a los planetas cuando los alcanza y que estos se van quedando rezagados, pero esto es visto desde nuestro planeta nada más, es decir geocéntricamente. Heliocéntricamente todo sigue su ritmo normal.


Vista geocéntrica de los planetas superiores

En el momento en que la Tierra se alinea con el Sol formando una oposición entre ambos y a su vez la Tierra se interpone entre el Sol y otro planeta superior (Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno, Plutón) es cuando los planetas parecieran volverse retrógrados.


Vista heliocéntrica de un planeta inferior

No sucede así con los planetas inferiores (Mercurio y Venus), estos se vuelven retrógrados cuando aparentemente van a formar la conjunción con el Sol y el planeta está situado entre la Tierra y el Sol.

El término superior e inferior se refiere a la posición de los planetas con relación al planeta Tierra. Inferiores los que se encuentran entre la Tierra y el Sol. Siendo los superiores los que están después de la Tierra hacia el “borde” del sistema solar.

Hay tres movimientos en las retrogradaciones, en realidad son dos, ya que uno no es un movimiento:

Movimiento estacionario, cuando el planeta parece que se detiene o estaciona.

Es el momento de preparación para el cambio de dirección de la energía del mismo. Puede ser de directo a retrógrado o viceversa. Para poder cambiar de dirección hay que detenerse, por eso no es movimiento.

Movimiento retrógrado, aquí aparentemente se desliza hacia atrás.

La energía se vuelca hacia adentro, se interioriza. Los procesos que representa ese movimiento son internos, están en conexión con el mundo interno. La concentración de pensamiento, sensaciones, emociones tienden a ser profundamente introspectivos, por ese motivo en el exterior no se ve lo que sucede en el adentro. Es una toma de conciencia interna de lo que representa el planeta.

Movimiento directo, es el movimiento normal en su órbita o cuando aparentemente retoma el camino hacia adelante (visto desde la Tierra).

La energía se exterioriza, los pensamientos, emociones e intereses son externos, hay conexión con el entorno. Hay manifestación de la energía en el exterior. Se vive en el afuera.

Estos movimientos a su vez pueden generar tres contactos:

Primer contacto, el planeta en tránsito se acerca a un punto del esquema natal, mientras se encuentra en movimiento directo, produciendo una conjunción entre ambos puntos.

Ese toque inicial genera un despertar, un inicio, es el comienzo de una nueva etapa en la integración de las energías involucradas.

El planeta sigue su camino, se aleja más o menos del punto de contacto y en algún momento se estaciona y se devuelve (visión geocéntrica).

Se produce el segundo contacto, hay una especie de gestación en la conciencia, el proceso debe ser “digerido”, para ello hay que interiorizarlo.

El planeta sigue su retroceso, se estaciona y vuelve a su movimiento directo.

Viene el tercer contacto con el movimiento directo, hay más claridad o debería en el significado de ese inicio. Se pone en práctica la nueva adquisición.

Todos los planetas del Sistema Solar retrogradan (visto geocéntricamente):

Plutón, Neptuno, Urano, Saturno y Júpiter retrogradan 1 vez al año, de 4 a 6 meses cada vez.

Marte retrógrada 1 vez cada 2 años y lo hace por unos 60 u 80 días.

Venus retrógrada de 42 a 45 días, 2 veces cada 3 años.

Mercurio retrógrada 3 veces al año de 21 a 23 días cada período.

Los planetas no llevan acelerador constante, por lo tanto, los períodos de tiempo dados son todos aproximados. Mercurio ha llegado a estar 4 veces retrógrado en un año (2009), por ejemplo.


 

<< ANTERIOR | SIGUIENTE >>